LA EMPRESA
Santa María della Scala es un pequeño pueblo de pescadores en la isla de Sicilia, Italia.

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial muchos de sus habitantes tomaron la difícil decisión de abandonar el suelo natal y emigrar hacia otras tierras, con la enorme ilusión de encontrar un futuro mejor; lejos de la destrucción y pobreza en que los sumió el conflicto bélico.

Gioacchino Pennisi fue uno de esos tantos inmigrantes que arribaron al puerto de Mar del Plata, buscando nuevos proyectos de vida, así como también la posibilidad de renacer en otra patria. Llegó a la Argentina el 1º de abril de 1948 y a partir del año 1952 estableció un modesto saladero de anchoas, al que años más tarde incorporó la elaboración de conservas de pescado.

Con su enfoque visionario, un vasto conocimiento de la actividad, sus cualidades de liderazgo y su pasión por los desafíos Gioacchino Pennisi y su mujer, Yolanda Greco, supieron transmitir a sus cinco hijos un profundo respeto por el trabajo y los integró desde muy temprana edad a las labores de la fábrica, legando en ellos la conducción de la empresa.

Actualmente, unidos a la experiencia y reconocida calidad obtenidos en estos más de 60 años de vida empresarial, Conservas Pennisi ha logrado innovar sus productos y procesos sumando modernos equipamientos, sistemas de envasado, cámaras frigoríficas y programas de calidad, en un conjunto de amplias instalaciones que permiten satisfacer los requerimientos del mercado interno y externo.