RECONOCIMIENTO AL PERSONAL

RECONOCIMIENTO AL PERSONAL

Cuando nuestro personal se jubila consideramos que es una excelente ocasión para hacer un balance y un repaso de lo que representa el trabajo de las personas con quienes hemos compartido su vida y desarrollo laboral.
Nos inspira el origen latino de la palabra jubilare, que significa expresarse con alegría, con júbilo. Y hay que celebrarlo. Por eso, anualmente hacemos una pausa en nuestras tareas, nos reunimos en el comedor del establecimiento y agasajamos a quienes se retiran y cierran un ciclo importante para dar comienzo a una etapa diferente y con nuevos proyectos personales. Durante el acto, renovamos el compromiso de seguir adelante con las mismas convicciones que nos destacan, con empuje y optimismo.
Acompañados por los familiares, se hace entrega de obsequios simbólicos a los homenajeados, evocando anécdotas y dejando espacio a las emociones que juegan un rol preponderante en estos acontecimientos. No faltan la nostalgia, los agradecimientos, las risas y las lágrimas.

En una oportunidad -hace más de quince años- se entregó a una empleada pronta a jubilarse, un pergamino labrado en cuero que realizara el poeta Eduardo Viglietti. Este polifacético paisano, oriundo de General Pirán, ha desarrollado múltiples actividades en su vida. Uno de esos oficios fue el de pescador de barcos de altura con asiento en Mar del Plata y, por tal razón, se interesó vivamente en el destino que tenía el fruto de su trabajo en nuestra empresa.

De allí nació una especial amistad basada fundamentalmente en la admiración que genera su persona. Un ser con una riqueza espiritual inconmensurable, un hombre cálido y emotivo. Conocedor de su tierra, de su gente. Como corolario y testimonio de ello, nos dedicó un poema que refleja e interpreta fielmente lo que significa el trabajo para nosotros. Esta producción literaria nos acompaña día a día en la puerta de ingreso de la fábrica de conservas de anchoas y podemos disfrutarla cada vez que ingresamos a trabajar.

Es para nosotros un gusto compartir con quienes visitan este sitio web las fotos de la adjudicación de los premios y el poema que nos regaló el paisano Viglietti.